La Noche de Muertos en Tzurumútaro

In Tradiciones

Texto y fotos por Julie Sopetrán

A más de dos mil metros de altura, a las orillas del Lago de Pátzcuaro, paramos a las puertas del cementerio de Tzurumútaro. La gente estaba limpiando las tumbas para adornarlas al día siguiente.

Me llamó la atención cómo los niños, jóvenes, familia en general, preparaban la tierra y acomodaban la tumba para recibir las flores, los cirios y las ofrendas.

Luces y floresNo era un cementerio más en la monotonía de la tarde. Hicimos unas cuantas fotos y regresamos a la noche siguiente. Nos quedamos con la boca abierta, no, aquel no era el mismo cementerio que habíamos visto el día anterior. Aquel lugar se había convertido en un joyero, en un jardín, en un espectáculo prodigioso. Todo brillaba en la oscuridad de la noche, el colorido de las flores resplandecía ante los cirios. La pulcritud de los paños bordados cubriendo las comidas hechas en casa, para ofrecérsela al muerto, las fotografías de los que regresaban a pasar la noche con los que aquí quedaron.

La emoción de las niñas, envueltas en sus rebozos junto a sus familiares o los niños encendiendo las velas, la mirada serena de la madre con el niño dormido entre sus brazos, el hombre pensativo contemplando la ausencia de los seres queridos, la contemplación de los ancianos frente a las tumbas, la panorámica de luces, daba al fondo una inmensidad interminable del paisaje tan cuidadosamente elaborado. Hablamos con distintas personas, aunque tanta belleza invitaba al silencio, al respeto por las tradiciones, a la contemplación, a la aceptación activa de la muerte en su justa correspondencia de intercambios humanos y sobrenaturales.

Mujer velandoTzurumútaro, es uno más de los pueblos que rodean el Lago de Pátzcuaro, tal vez uno de los más pequeños, el significado de Tzurumútaro dicen que es, “hierba con la que se hacen cordeles”. Es un lugar agrícola, por lo que se observan productos de la tierra, como es el maíz, la calabaza, los cempasúchil y las flores del tiempo recogidas para adornar las tumbas. Este pueblo está sólo a seis kilómetros de Pátzcuaro y tiene algo más de dos mil habitantes con un clima delicioso de unos veinte a veinticinco grados.

Lo gravé en mi memoria por la vivencia y la belleza de los adornos en cada una de sus tumbas, creo que nunca había contemplado en mi vida un cementerio tan bello. Tan auténtico, tan sencillo y a la vez tan artísticamente humanizado de símbolos, luces, flores, adornos. Si en algún lugar una persona puede pensar que la muerte es bella, es sin duda, en la Noche de Muertos en Tzurumútaro, por no decir luego Tzintzuntzan, Ihuatzio, Cucuchucho, Erongarícuaro, Tócuaro o Santa Fe de la Laguna. Por no seguir camino hacia Uruapan, Zacán, Zacapu o Santa Clara del Cobre, Zirahuen… entre otros muchos que ostentan estas celebraciones en la fiesta del primero y segundo día de Noviembre.

Hombre pensativo durante la velación

You may also read!

Murales del Palacio de Gobierno de Tlaxcala: ‘Sacrificio y Gloria’ de Desiderio Hernández Xochitiotzin.

Entrevista y fotos por Mary J. Andrade En octubre de 1992 fui recibida en el hogar del pintor y

Read More...

La Barranca del Cobre

Un mundo sin fronteras de ondulantes cumbres y profundidades por explorar Texto y fotos por Mary J. Andrade México

Read More...

José Chávez Morado una leyenda del muralismo mexicano

Entrevista y fotos por Mary J. Andrade En septiembre de 1993 entrevisté al Maestro Chávez Morado en su casa-museo

Read More...

Mobile Sliding Menu