Museo de Guadalupe, una joya de la historia de México

In Viajes

Quinta parte

 

Texto y fotos por Mary J. Andrade

A escasos siete kilómetros de la ciudad de Zacatecas, en la Villa de Guadalupe se encuentra el convento franciscano del mismo nombre, fundado en 1707 por Fray Antonio Margil de Jesús, un valenciano que recibió la misión de establecer colegios para la propagación de la fe.

Detalles del labrado de una de las columnas

Estos colegios eran como orfanatos, a donde ingresaban a los nativos procedentes de diferentes lugares de México, para ser catequizados. Después los enviaban a sus hogares con la seguridad de que iban a ayudar convertir al catolicismo a la gente de sus comunidades.

La fachada de la iglesia que está junto al convento, hoy convertido en museo, impacta por la belleza del labrado en piedra. En la parte superior de la puerta, se ven las imágenes talladas de San Lucas y San Juan pintando a la Virgen de Guadalupe, cargada por San Francisco de Asís. El hecho histórico es que el santo nació varios siglos antes de la aparición de la Guadalupana en el Cerro del Tepeyac.

Originalmente, como parte de su propiedad, el área del convento tuvo 25 kilómetros cuadrados, de donde salieron más de treinta misiones del norte de la Nueva España. Una nota interesante que hay que mencionar es que Juan de Oñate, el primer gobernador de Nuevo Mexico, nació en Zacatecas.
Por la importancia de este convento, hubo europeos que enviaron a sus hijos a estudiar allí, formándose en él los principales obispos de América Latina.

El convento continúa funcionando como tal, aunque la comunidad religiosa es muy pequeña. En la actualidad viven allí alrededor de 17 frailes, de los cuales cinco están ordenados y los demás aspiran a convertirse en sacerdotes.

En una amplia extensión de lo que fuera el antiguo Colegio Franciscano de Propaganda Fide, se encuentra el Museo de Guadalupe, conocido también como Museo Virreinal, por la riqueza pictórica, escultórica y bibliográfica que alberga en sus salas.

Detalles de la cantera labrada en la parte superior de la entrada de la iglesia

Lienzos sobre San Francisco de Asís

Ingresando a lo que es el museo, en el claustro bajo se encuentran 24 lienzos que narran la vida de San Francisco de Asís, desde su nacimiento hasta su canonización. Es interesante observar cada una de las pinturas, en las que se encuentran detalles importantes de la época de la Colonia; por ejemplo, en uno de ellos el pintor ubica como sirvienta a una mujer indígena, como una forma de imponer jerarquías. Otro aspecto que resalta en las pinturas, son los movimientos de ilusión óptica que se ven en varias de ellas. Estos cuadros no se han movido nunca del lugar, ya que fueron hechos especialmente para el sitio donde están colocados. Seatribuye la autoría de estas pinturas a un fraile llamado Antonio Oliva.

La escalera principal tiene tres grandes pinturas de gran calidad del siglo XVIII. El cuadro de La Virgen de Apocalipsis es una imagen preciosa, firmada por Miguel Cabrera.

Interior de la Iglesia de Guadalupe

Al llegar a la planta alta del museo, se encuentra un lienzo enorme con la imagen de San Cristóbal, pintada en 1722 por Nicolás Rodríguez Juárez.

Colección de medallones con la vida de la Virgen María

Nicho labrado con la imagen de San FranciscoEstos medallones fueron pintados por Miguel Cabrera, considerado el principal pintor del siglo XVIII por su perfecto manejo de la oscuridad, a diferencia de otros pintores que ponen sus esfuerzos en manejar la luz. En esta colección, La Anunciación, es el único cuadro con su firma.

Hay que señalar, que el desarrollo de la pintura entre los siglos XVI al XVIII puso énfasis en temas religiosos, ya que los artistas trabajaban en sindicatos y debían pedir permiso a la Iglesia, para desarrollar en la pintura los temas propuestos.

En la Sala de Arte Virreynal se encuentran también cuatro cuadros de Cristóbal Villalpando. En su manejo de los espacios, presenta una perspectiva de los rangos celestiales. La característica de Villalpando es que incluye en sus pinturas rayos de luminosidad.

Existe una sala dedicada a la serie de la vida de la Virgen, pintada por Antonio de Torres. La temática más repetida por los pintores virreinales está precisamente la vida de la Virgen María, lo que no es extraño, ya que la devoción hacia ella fue muy extendida en esa época. Además, fue una herramienta que la Iglesia Católica utilizó para enseñar a la población novohispana el modelo de una vida ejemplar.

Visitantes posan en el interior de la Iglesia de GuadalupeEsta serie fue ejecutada en el año de 1719, por Antonio de Torres. Los pasajes presentados son los habituales, pero cabe resaltar que el pintor incorporó a su trabajo, quizás por así solicitarlo el cliente, algunos temas pocos frecuentes como la Natividad, la Comunión de la Virgen y uno totalmente inusual: su bautizo.

Continuando con el recorrido, en la siguiente sala se encuentran pinturas de Gabriel José de Ovalle, algunos le han llamado el Botero del siglo XVIII, porque a todos los que pinta lo hace con mucho volumen. Define muy bien con los tonos rojos y claros quienes son los buenos y los malos de la historia. Además en todas sus piezas, a pesar de que tiene poco espacio para pintar, pone a muchísimos personajes.

El convento de Guadalupe tuvo la tercer Pinacoteca Colonial más grande de América y la segunda de México. La primera estuvo en Puebla, la segunda en Perú y la tercera, fue albergada por el convento franciscano de Zacatecas. Llegando a contar con alrededor de 45,000 libros, en la actualidad se hallan reunidos alrededor de 12,000 volúmenes que datan del siglo XVI al XX.

El recorrido por las diferentes salas del museo es de aproximadamente dos kilómetros, que hay que realizar con bastante atención puesto que por su extensión el visitante puede desorientarse entre una sala y la otra. El edificio en sí, por su majestuosidad, invita a detenerse para observar sus muros y las habitaciones que en una época cumplieron una función diferente a la actual.

Al partir de Zacatecas, su tierra labrada para ser cultivada, de tono rojizo y rica en minerales, me llenó de añoranza por lo que viví y por lo que no alcancé a ver. Mentalmente me prometí volver…

Una de los corredores del Museo de Guadalupe

Las personas interesadas en obtener mayor información so-bre el Estado de Zacatecas pueden visitar la página en el internet: www.turismozacatecas.gob.mx

You may also read!

A legacy for present and future generations, from muralist Desiderio Hernandez Xochitiotzin

By Yolanda Reynolds Photos by Mary J. Andrade Entering the town of Tlaxcala, capitol of the State of Tlaxcala,

Read More...

Mary J. Andrade, Autora y Fotógrafa

Mary J. Andrade, con licenciatura concedida por La Universidad de Guayaquil, Ecuador en Ciencias de la Información, fue una

Read More...

¿Hasta que la Muerte nos separe? (Calaverita Literaria)

¿HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE?   Una mañana de Octubre Don Luto se enamoró; de María la Delgada

Read More...

Mobile Sliding Menu